Recientemente nos han preguntado sobre qué es lo que hace un abogado criminalista. Por tanto, teniendo en cuenta la multitud de personas interesadas, vamos a analizar en este artículo cuáles son las funciones u objetivos que persigue un abogado criminalista.

¿Qué es un abogado criminalista?

Lo primero de todo, como os podéis imaginar, es conocer la propia definición de abogado criminalista. Se trata de aquella persona que se especializa en defender a personas que son acusadas de delitos criminales. Estos delitos pueden ser de diferentes niveles de gravedad, desde una simple felonía hasta un asesinato.

Atendiendo a la definición podemos entender la importancia de su función. Por ello, se trata de un trabajo que debe ser desempeñado con gran responsabilidad y exigencia, ya que la libertad de una persona está en juego, y de él dependerá su destino.

¿Qué hace un abogado criminalista?

Muy bien, ya sabemos qué es un abogado criminalista. Ahora vamos a analizar las funciones que desempeña.

Atendiendo a la complejidad de este trabajo y que consta de muchos pasos durante el proceso de defensa de un caso, la mejor manera de explicar lo que hace es mediante los siguientes pasos:

  • Asignación: obviamente para poder desempeñar sus funciones, se le tiene que asignar el propio caso. La manera en la que se consigue esto puede ser de dos formas; el acusado contacta con el abogado directamente o porque el tribunal asigne un abogado a un acusado.
  • Entrevista: el abogado debe reunirse con el cliente y recopilar toda la información posible sobre el caso, a fin de representar los intereses del cliente de la mejor manera posible.
  • Investigación: debemos tener en cuenta que la información es poder, por tanto, una vez posee toda la información que le han podido facilitar, es momento de analizarla y seguir buscando más datos relevantes. Con estos conseguiremos elaborar una estrategia de defensa. Para conseguir nueva información, puede hablar con la policía, testigos e incluso investigar por su propia cuenta.
  • Análisis de evidencia: con los datos recogidos anteriormente, el abogado debe ser capaz de obtener ciertas evidencias, las cuales es necesario que analice.
  • Consulta con el cliente: obviamente durante todo este proceso es necesario mantener un contacto directo con el cliente. De esta forma garantizamos mantener un flujo de información constantemente, de tal forma que el abogado puede obtener información adicional mediante comentarios del cliente.
  • Selección del jurado: dependiendo del país, existe la posibilidad de que el abogado participe en el proceso de selección del jurado.
  • Negociación de declaración de culpabilidad: durante el propio proceso del caso, el abogado debe ocuparse de negociar constantemente una posible negociación de la culpabilidad para el cliente. El objetivo que se persigue con esto es evitar ir a la corte. Parece broma, pero la realidad es que es más sencillo asegurar que no jugársela.
  • Juicio: en caso de llegar a juicio, el abogado criminalista puede permanecer en la sala del tribunal en todo momento. De esta manera puede representar a sus clientes de la mejor manera posible.
  • Sentencia: finalmente, durante la sentencia también puede representar al cliente con el objetivo de negociar la cantidad potencial de tiempo servido, discutir la negociación de la declaración de culpabilidad y tratar de organizar distintas alternativas.

¿Cómo puede ayudarlo un abogado de defensa criminal?

La mayor parte de las tareas que desempeña un abogado criminalista las hemos visto en el punto anterior. Sin embargo, hemos dejado algunas específicas para este:

  • Contención: por norma general, la acción que desempeña el acusado por su propia cuenta es un poco impulsiva. Sin embargo, gracias al abogado podemos aliviar mucho la tensión de esta situación tan estresante.
  • Asesoramiento: el abogado criminalista proporcionará información invaluable sobre los mecanismos internos de la ley, haciendo comprender lo que está sucediendo.
  • Testigos: propondrá testigos de su parte para defender su caso.
  • Investigadores: para poder conseguir información a mayores, el propio abogado puede contratar los servicios de otros profesionales como los investigadores privados. Recuerda que la información es poder.
  • Negociaciones: hablamos de profesionales con una alta capacidad de negociación. Se trata de una cualidad indispensable a la hora de conseguir una sentencia lo más favorable posible.
  • Recursos: finalmente, un abogado no puede hacer frente a la totalidad de un caso. Por ello, es necesario que cuente con un equipo que pueda ayudarle.

¿Cuánto gana un abogado criminalista?

Para poder entenderlo mejor debemos ponernos en el contexto de que las empresas no necesitan los servicios de este tipo de abogados. Por este motivo, ejercer por cuenta ajena a nivel empresarial es complicado. Los abogados de esta rama del derecho suelen dedicarse a trabajar en un despacho de abogados.

Los abogados criminalistas y penalistas ejercen en toda España, puesto que todo el territorio tiene el mismo orden penal. Esto resulta muy positivo pues hay otras ramas de derecho que se ven expuestas a diferentes regulaciones.

A la hora de valorar el trabajo y por tanto el sueldo que puede llegar a cobrar un profesional de la abogacía, hay que contar con las dificultades a la hora de fijar los precios respecto con el cliente.

Resulta complicado establecer unos números exactos. En los asuntos judiciales que abordan la materia penal, lo normal es que se establezcan una serie de precios que pueden verse en multitud de Colegios de Abogados. Las cifras suelen rondar los 1.500 y 3.000 euros por caso.

En caso de que tengas cualquier tipo de duda, no dudes en ponerte en contacto con nosotros para saber qué es lo que hacen un abogado criminalista.