606756922 o 963521855 joaquinroden@gmail.com

En la gran mayoría de casos, la gente piensa que los  abogados de bancarrota pueden solucionar los problemas derivados de la deuda y que puedan volver a vivir como lo hacían antes o al menos parecido.

Se trata de un problema muy grave por lo que el servicio que presta el abogado al cliente debe ser adecuado. Es decir, no puede haber ningún tipo de fallo u error.

Clientes que asesora un abogado experto en quiebras

Imagino que estaréis pensando que los únicos clientes potenciales que pueden tener estos abogados son particulares. Sin embargo, la realidad es que las empresas también pueden verse en bancarrota. En estos casos podemos denominarlas también como quiebras o suspensión de pagos.

En el caso de que se trate de grandes empresas se suele trabajar con sus propios equipos legales o contratando abogados especializados en la materia.

Por ejemplo, un abogado especialista en quiebras puede defender los intereses del deudor o de los acreedores o proveedores. Ambas partes tienen derecho legítimo a recibir el mejor asesoramiento. En este caso concretamente, el abogado deberá desarrollar su labor tanto dentro como fuera de los tribunales.

¿Cómo es el asesoramiento previo?

Enfoque de estrategia apropiado

Como os podéis imaginar, la actividad de los abogados comienza antes de que empiece el propio juicio. Fuera de los juzgados, el abogado debe asesorar a su cliente sobre todas las posibilidades de reestructurar su deuda y resolver la insolvencia.

Por tanto, se elabora un plan a partir del cual se analizan todos los riesgos que pueden aparecer y las alternativas que se pueden tomar.

Por ejemplo, existen casos donde es posible vender la empresa. En otros puede entrar un nuevo inversor que sea capaz de ampliar el capital. Lo importante es que el abogado se encargue de comprobar todas estas variables para conseguir el resultado que beneficie de la mejor manera posible al cliente.

Negociación con los proveedores y los acreedores

Somos conscientes de que se trata de una situación muy delicada. En el caso concreto de una empresa, hay muchas partes que están interesadas en cobrar la deuda que tienen con la empresa en quiebra.

En este caso, el papel que desempeña el abogado resulta clave. Debe ser capaz de negociar con estos de tal forma que se combinen los derechos de cobro y, al mismo tiempo, evite la desaparición de la empresa.

Para conseguir esto, las herramientas que utiliza el abogado son los aplazamientos y retiros. De esta forma se considera que las operaciones realizadas durante los dos años anteriores a la declaración de quiebra son rescindibles.

De la misma manera, se evaluará la futura calificación de créditos entre subordinados, ordinarios y privilegiados para que quede claro cómo se dividirá la negociación.

¿Cómo es la documentación que debe presentar?

La documentación que deben presentar estos profesionales es un poco más compleja de lo normal. Por un lado, debe contener información financiera y contable. El motivo está claro y es que hay que conocer la información de la empresa. Para conseguirlo, el cliente debe ser totalmente sincero y proporcionar toda la documentación que sea necesaria.

Por otro lado, la importancia de la documentación reside en que es necesario hacer este proceso de forma correcta pues en caso contrario se alargaría aún más.

En el caso de que se alargue el proceso por otros temas relacionados con el propio juicio, nosotros ayudamos a nuestros clientes a solicitar una declaración de la insolvencia ante el juzgado y de realizar todo el trámite.

La importancia de contar con un buen abogado bancarrota

En este punto todos estamos pensando lo mismo, ¿cómo voy a contratar los servicios de un abogado si ni siquiera puedo pagar las deudas que tengo con los proveedores?

Pues bien, la realidad del asunto es que el proceso de bancarrota es realmente complejo. Por lo tanto, los servicios de un abogado especializado en quiebras resulta fundamental a la hora de negociar, pues cuenta con amplios conocimientos sobre leyes procesales y la ley de quiebra.

Por si fuera poco, también es necesario tener conocimientos sobre derecho tributario, derecho laboral e incluso derecho administrativo.

En resumidas cuentas, el proceso de quiebra es un asunto realmente delicado. El empresario se expone a perder la empresa en la que lleva trabajando durante años. Por si fuera poco, en caso de resultar culpable, podría suponer una carga pesada para el resto de su vida.

Por eso es necesario contar con los servicios de un buen profesional. Se trata de un problema que puede arruinar el resto de tu vida por lo que el mínimo error que cometas puede ser el último. Sin duda resulta más eficiente confiar en los servicios de los abogados de bancarrota.