A pesar de las reformas recientes, las tasas de pensiones contributivas españolas relacionadas con los ingresos siguen estando entre las más altas de Europa. Las tasas de pensión antes de impuestos para una pensión completa en España están por encima del 81% del salario bruto anual. Este es el más alto entre los países de la UE.

Las pensiones españolas se financian con contribuciones de los empleados en torno al 4,7% de su salario. Los empleadores aportan el 23,6% del salario de un empleado. Los trabajadores autónomos son responsables de pagar todas sus cotizaciones, lo que significa que personalmente pagan más por su pensión española.

Las tasas de pensión se calculan sobre cuánto se gana y cuántos años se trabajó y realizó contribuciones en España. Si trabaja el requisito mínimo de 15 años, obtendrá al menos el 50% del pago máximo. Este aumenta en porcentaje por cada año adicional trabajado, llegando a un máximo del 100% para quienes trabajaron 36 años (aumentando a 37 años en 2027).

Las recientes reformas de las pensiones también significan que el sistema de pensiones español ya no está directamente vinculado a la inflación. Los beneficios también están vinculados a ‘factores de sostenibilidad’, como la esperanza de vida, el número de pensionistas y el entorno económico.

Bufete abogado tributario Valencia: Impuestos sobre las pensiones en España

Las pensiones en España tributan a tipos progresivos entre el 8-40%. Las contribuciones realizadas a las pensiones españolas son deducibles de impuestos.

Los beneficios fiscales también están disponibles a través de los planes privados de pensiones del tercer pilar conocidos como Ahorro 5. Estos permiten ahorrar hasta 5.000 € que se pueden reclamar a partir de los cinco años; hay una garantía del 85% y no hay impuestos antes de cinco años.

Los pensionistas mayores de 65 años que vendan activos inmobiliarios en España pueden acceder a otro incentivo fiscal. Las ganancias por venta de inmuebles tributan hasta 240.000 € al año si se contrata un plan de pensiones de renta vitalicia.

Bufete abogado tributario Valencia: Pensiones complementarias en España

Si bien el Estado ha tratado de incentivar las pensiones ocupacionales y privadas en los últimos años, aún no están tan desarrolladas como en muchos otros países. Los niveles de cobertura rondan el 54% de la población activa, pero las tasas de cotización de los afiliados son bajas.

Las pensiones ocupacionales están disponibles principalmente a través de empresas más grandes e internacionales, con solo alrededor del 7% de los empleadores españoles que ofrecen planes en la actualidad. Aunque tradicionalmente los financia el empleador, estos se basan cada vez más en las contribuciones, con empleados que contribuyen entre el 20 y el 35%.

Las contribuciones de los empleadores a los planes de pensiones profesionales tienen un tope de alrededor de € 8,000 por año. Las contribuciones anuales tanto del empleador como del empleado son deducibles de impuestos hasta un límite de 8.000 €.

Los jubilados pueden elegir entre tres opciones de pago: anualidades, sumas globales o una combinación de ambas.

Otras opciones son las pensiones privadas en España a través de un fondo de pensiones o un seguro directo, que permiten a los partícipes realizar aportaciones individuales a un tipo pactado. Puede acceder a estos a través de instituciones financieras como bancos y compañías de seguros.

La legislación fiscal española sobre pensiones privadas permite realizar aportaciones anuales libres de impuestos de hasta 10.000€ o el 30% de su salario (lo que sea menor). Si tienes más de 50 años, asciende a 12.000€ o el 50% del salario. Los residentes en España pueden reclamar esta exención fiscal en su declaración anual de impuestos.