Un abogado libertad provisional tiene una gran importancia para las personas que se encuentran en prisión. Al final se trata de una situación muy incómodo y el mero hecho de poder estar fuera, aunque sea vigilado, puede marcar la diferencia.

Para poder conseguir dar a sus clientes esa posibilidad, esta clase abogados deben de tener en cuenta todos y cada uno de los factores de los que se pueden aprovechar. Obviamente no es un trabajo fácil y conseguir el objetivo dependerá de la calidad que tenga el abogado.

¿Qué es la libertad provisional?

Para que nos hagamos una idea, podemos definir la libertad provisional como el proceso en el que el procesado consigue el permiso necesario para no ingresar en prisión hasta el momento en el que se dicte sentencia.

Básicamente se trata de una media que se encuentra regulada por el conjunto de obligaciones establecidas a la hora de controlar al imputado. Sin embargo, al tratarse de una medida cautelar, hay que tener en cuenta:

  • Todos los principios de proporcionalidad
  • La instrumentalidad
  • Cuál es la jurisdicción
  • Si se trata de un proceso provisional

Abogado libertad provisional: obligaciones

Para poder asegurarnos de que este proceso se encuentra totalmente regulado, debemos tener en cuenta diferentes factores. La persona que se va a encargar de ello será el Juez y tendrá en cuenta:

Fianza

Creo que todos hemos escuchado, tanto en la vida real como en las películas, el término fianza. Se trata de una cantidad de dinero que debemos dejar a disposición del Juez. Con esta podemos garantizar que el imputado se presente ante el juez cuando sea necesario y de la misma manera que se mantenga cierta responsabilidad civil en el caso de que se cometa un delito.

Además, podemos encontrar diferentes tipos de fianzas:

  • Juratoria: es aquella que se produce cuando la persona implicado promete respetar todas y cada una de las condiciones que le han marcado para poder liberarle.
  • Personal: se produce cuando la persona garantiza que se vayan a cumplir todas las condiciones pautadas, además de ser el responsable de la cantidad depositada como fianza.
  • Real: tenemos diferentes alternativas dentro de esta. Por un lado podemos depositar la cantidad de dinero pauta por el Juez o podemos hacer frente a la fianza mediante la aportación de un bien mueble o inmueble. En el caso de que no se presente ante el juez sucede lo mismo que en el caso anterior y es que se pierde la fianza.

Comparecencia

Pese a que se consiga obtener la libertad provisional, es necesario que el acusado comparezca de forma periódica. Por norma general este proceso se hace antes la Secretaría del Juzgado que tiene el caso. Eso sí, la frecuencia en la que se procede a hacer esto la decide el propio juez.

Circulación vial

En el caso de que se produzca un delito con un medio de transporte, al conceder la libertad provisional, lo más probable es que se prive al acusado del permiso de conducir de tal forma que no pueda conducir mientras se encuentro envuelto en el proceso.

Integridad de la persona

En el caso de que se trate de un delito en el que la vida de alguna de las personas se encuentra amenazada, resulta muy común que se prohíba acercarse o comunicarse con la víctima.

¿Una vez se toma la decisión, hay marcha atrás?

Durante el trascurso en el que el Juez evalúa el caso, puede encontrar motivos para hacer una modificación. Es decir, la cuantía de la fianza puede variar a lo largo del proceso debido a la llegada de nueva información.

En estos casos, el juez debe volver a analizar el caso por completo de tal forma que tome la decisión de si realmente el acusado puede estar en libertad condicional o no. No sería ni la primera ni la última vez que ocurre esto.

Por tanto, respondiendo a la pregunta, sí que hay marcha atrás. Es decir, la situación personal del acusado sí que puede influir a la hora de modificar la sentencia. Eso sí, esto puede ser tanto a favor como en contra del acusado.

La importancia de contar con un buen abogado en estos casos resulta primordial a la hora de conseguir el mejor trato posible. Tengamos en cuenta que ya existen ciertas normas y procedimientos establecidos por las autoridades pero la buena comunicación y el buen trabajo de estos profesionales puede ayudarnos más de lo que puede llegar a parecer. Por tanto, no dudes a la hora de contratar un buen abogado libertad provisional.