Existen ciertas causales que pueden permitir la impugnación de un testamento en España, pero lo cierto es que para comprender dicha temática de lleno, primero tenemos que ahondar en el contexto legal, tratando de entender de qué hablamos cuando nos referimos al derecho de sucesiones en el país. En esta oportunidad, nos metemos de cabeza en el tema y analizamos algunas cuestiones fundamentales del derecho sucesorio en la región.

Entendiendo el derecho sucesorio español

La legislación sucesoria española exige que se transmitan los bienes al cónyuge y a los hijos. La legislación que contempla a los herederos forzosos, reserva el 50% de todos los bienes comunes para el cónyuge.

El resto de la herencia es divisible en tres partes iguales. Un tercio se divide equitativamente entre los hijos sobrevivientes (naturales o adoptados). Otro tercio también se destina a los hijos sobrevivientes, pero puede distribuirse en partes iguales o desiguales de acuerdo con las instrucciones de un testamento si lo hubiere. El cónyuge retiene un interés vitalicio (usufructo) en esta parte del patrimonio y los hijos no heredan hasta que el cónyuge fallece. Finalmente, puede disponer de la tercera parte libremente en testamento.

Leyes sucesorias extranjeras aplicables en España

Los extranjeros residentes en España no pueden dar más de la tercera parte de su patrimonio, debiendo reservarse el resto a los herederos forzosos. Sin embargo, si un testamento internacional o español estipula que se aplican las leyes de la nacionalidad de origen del testador, ningún aspecto de la ley de herencia española se aplicará a los bienes españoles o internacionales en ese caso.

Los cambios en las normas de la UE introducidos en 2015 significan que los ciudadanos de la UE que viven en España, así como los de varios países no pertenecientes a la UE, ahora pueden elegir si se aplica a su patrimonio la ley de su país de origen o la de su país de residencia. Además, las nuevas normas relativas al  impuesto sobre sucesiones y donaciones en España  permiten que los no residentes dentro de la Unión Europea reciban el mismo trato que los residentes.

Rechazo de activos en España

En relación a esta figura, los legatarios pueden optar por rechazar una herencia española por cualquier motivo, incluidas las deudas vinculadas a la herencia o para evitar pagar el impuesto de sucesiones en España.

Por otro lado, los herederos pueden optar por aceptar la herencia bajo una condición conocida como beneficio de inventario. Aquí, los acreedores deben recibir una compensación por sus deudas antes de que el resto de la herencia se otorgue al beneficiario. Sin embargo, este es un proceso complejo, por lo que es recomendable buscar acompañamiento legal si se debe llevar adelante.

¿Qué pasa si no hay testamento?

Cuando una persona muere intestada, es decir, sin dejar testamento, el derecho civil español establece el siguiente orden de herencia:

  • Hijos naturales y adoptivos, todos tratados por igual. En ausencia de uno o más hijos, sus propios hijos heredan la parte de sus padres.
  • Los padres del difunto; y en su ausencia a los ascendientes sobrevivientes más cercanos.
  • Esposa sobreviviente
  • Parientes colaterales como hermanos y sobrinas/sobrinos.
  • Cuando no hay parientes con derecho a heredar, la herencia pasa al Estado.

Sin embargo, este orden de beneficiarios varía entre las diferentes comunidades autónomas españolas. En algunas áreas, por ejemplo, el cónyuge o pareja tiene prioridad sobre los padres del difunto.

Cualquier beneficiario puede impugnar la adecuación de su herencia ante un tribunal de justicia. Sin embargo, existen reglas específicas para estos reclamos, por lo que nuevamente contar con asesoramiento legal y un profesional con experiencia que acompañe el proceso es trascendental.

Herencia no reclamada en España

Si una herencia no es reclamada, si no hay herederos legales o si la herencia es rechazada por todos los beneficiarios, la herencia pasa al estado español.

Regalos antes de la muerte

Si el patrimonio neto aumenta debido a una donación de una persona viva, la persona se vuelve responsable de pagar el impuesto sobre donaciones. El impuesto sobre donaciones español sigue un régimen progresivo, en el que el valor de la donación determina el tipo impositivo base.

Impuesto sobre sucesiones en España

La legislación española no hace distinción entre residentes y no residentes en materia de impuesto de sucesiones. Este es un impuesto progresivo a cargo del receptor y no de la sucesión.

Las reglas del impuesto a la herencia varían según la región del país y según la relación entre el difunto y el beneficiario. A nivel nacional, las tasas oscilan entre el 7,65 % y el 34 %. Hay varios tipos de desgravaciones libres de impuestos disponibles.

Impugnación de un testamento en España

Las leyes de sucesión del país reducen la posibilidad de herederos infelices, pero existen buenas razones para impugnar los testamentos en España. Las personas pueden impugnar un testamento español por las siguientes causas:

  • Un testamento inválido, por la forma en que fue redactado, o por otras razones;
  • Omitiéndose la voluntad contraria a las disposiciones legales;
  • Ser provisto injustamente;
  • El difunto no tenía la capacidad testamentaria, es decir, el documento nunca tuvo la intención de ser un testamento;
  • Asuntos de fraude;
  • El difunto fue influenciado u obligado a especificar disposiciones que no deseaba incluir;
  • En caso de administrador negligente.

Quienes pretendan impugnar testamentos en España sólo podrán actuar si tienen pruebas suficientes de una de estas condiciones. En tales casos, deberá contratar a un abogado para que actúe en su nombre y presentar una impugnación de dicho testamento ante la justicia.