Cuando hablamos de derecho penal en España, hacemos referencia a una rama del derecho que se ocupa principalmente de todo lo relacionado a los hechos que se configuren dentro de lo que contempla el Codigo Penal de la Nación.

En lo que refiere a nivel de delincuencia en particular, España tiene una incidencia de delincuencia más baja que en muchos otros países de la OCDE. Según el Índice Better Life de la OCDE , España tiene una tasa de homicidios de 0,6 asesinatos por cada 100.000 habitantes, muy por debajo de la media de la OCDE de 3,6 por cada 100.000. Las cifras de la OCDE también muestran que el 83% de los residentes españoles dicen que se sienten seguros caminando solos por la noche, en comparación con el promedio de la OCDE del 69%. Cifras separadas también han mostrado que el porcentaje de personas que denunciaron delitos convencionales, como los relacionados con vehículos, propiedad, delitos sexuales, fraude o corrupción, fue del 9,1 %, en comparación con el promedio de la OCDE del 15,5 %.

Derecho penal en España: ¿cuáles son los delitos más comunes?

Existen algunos crímenes que son más frecuentes que otros. Lo cierto es que, en la gran mayoría de los casos, los porcentajes más altos se los llevan los delitos de menor escala como el robo o el hurto. Antes de meternos de lleno en esto, repasemos las tasas de criminalidad de algunas regiones del país para comprender mejor el contexto.

Andalucía

Con la mayor proporción de la población (17,84%), Andalucía, como era de esperar, tiene las tasas más altas de delincuencia. Sin embargo, la tasa de delincuencia es en realidad proporcionalmente más alta en la región, que incluye a Sevilla, que en otras áreas (20,09%). Destacan los delitos contra la libertad (22,98% del total de España) y los delitos socioeconómicos, entre los que se incluye el hurto (22,47% de la cifra nacional). Además, la tasa de homicidios es superior a la media nacional, al igual que los delitos contra la seguridad pública, que incluyen los delitos de conducción (19,39 y 18,74% respectivamente).

Cataluña

La región que contiene a Barcelona es la segunda región más poblada de España con el 16% de la población viviendo allí. La región es responsable de una proporción algo menor del total delictivo nacional (15,33 %), pero tiene una mayor incidencia de homicidio (17,04 %), socioeconómico (16,75 %) y delitos contra la seguridad pública, como los delitos de tránsito ( 16,40%).

Valencia

La región del Sureste tiene la tercera mayor concentración de personas de España, con el 10,4% de la población. El área ha registrado una mayor proporción de delitos contra la libertad (p. ej., secuestro), delitos sexuales y delitos socioeconómicos que su proporción de la población (14,62, 13,16 y 12,77% respectivamente).

Islas Canarias

Las Canarias bañadas por el sol tienen una proporción menor de la población nacional (4,51 %), pero en realidad ven una proporción relativamente mayor de ciertos delitos, en particular delitos sexuales (6,76 %) y homicidios (6,30 %).

Madrid

La ciudad capital de Madrid y su región circundante es la más segura de los grandes núcleos de población. Con un 13,75% de residentes españoles, es responsable de solo el 10,41% de todos los delitos. El mayor problema que enfrenta la región es el homicidio (14,06% de la cifra nacional). Sin embargo, en otras áreas las cifras delictivas son mucho más bajas, incluyendo delitos contra la seguridad pública (10,89%), socioeconómicos (9,73%), delitos sexuales (10,34%) y delitos contra la libertad (9,20%).

Derecho penal en España y delitos más frecuentes

¿Cuáles son los delitos más frecuentes entonces? Como hemos podido ver, son aquellos relacionados a la seguridad publica y de tipo económicos.

Estafas de premios de lotería

En los últimos años, los delincuentes organizados de algunos países europeos han comenzado a participar en estafas de lotería enviando correos electrónicos y cartas a residentes en España. Por lo general, a los residentes se les dice que ganaron un premio en una lotería extranjera cuando el destinatario probablemente nunca participó en un sorteo de este tipo.

En el mensaje se informa a los “afortunados ganadores” que para recibir el pago de su premio, deben proporcionar datos personales, incluidos los datos bancarios, junto con un pago para cubrir los “gastos”. Los datos de contacto son todos internacionales, pero los mensajes y documentos pueden incluir logotipos de apariencia genuina de loterías extranjeras o españolas (p. ej., La Primitiva, El Gordo de la Primitiva), compañías de seguros o departamentos gubernamentales. Se recomienda no responder de ninguna manera y bajo ninguna circunstancia proporcionar sus datos bancarios o realizar ningún pago.

Estafas callejeras

Estas se suelen realizar a través de juegos o de simulación de escenarios que suceden en las calles y son frecuentemente destinadas a turistas o personas que vienen solas o despistadas.

Trileros : El participante trata de encontrar una pelota debajo de una de las tres copas. No hace falta decir que el juego está amañado y, a veces, involucra a un cómplice que parece ganar una suma de dinero.

La simulación : Un criminal que parece tener problemas intelectuales se acerca a la víctima prevista y lleva una bolsa que contiene dinero o algún otro objeto aparentemente valioso. Aparece otro delincuente y convence a la víctima para que compre la bolsa, que se cambia y termina conteniendo papel sin valor.

Estafas de visitas domiciliarias

El instalador: el delincuente llama a la víctima prevista haciéndose pasar por un empleado de un proveedor de servicios públicos, como una empresa de instalación de gas, para realizar una verificación del sistema. Convencen al residente para que les permita realizar trabajos falsos y luego cobran por los servicios no prestados.

El desahuanciado: El criminal se hace pasar por alguien en apuros económicos o personales. Explican que están tratando de liquidar posesiones preciadas, como un reloj caro, y ofrecerlo a la venta a bajo precio. Sin embargo, el artículo es prácticamente inútil.

Dinero falso

Ocasionalmente, los billetes de euro falsificados se abren camino hacia la circulación. Se puede verificar la autenticidad de los billetes de la siguiente manera:

  • Sentir la superficie en relieve: Ciertas áreas de los billetes tienen una sensación áspera (números, ventanas y motivos de puertas de enlace). Tener en cuenta que esto puede desgastarse naturalmente con la edad.
  • Mirar el billete a contraluz y comprobar el hilo de seguridad y el motivo correspondiente, visibles en ambos lados del billete.
  • Inclinar el billete: en el anverso de los billetes de bajo valor, se representa la imagen cambiante de la franja holográfica, y en el reverso, la franja brillante iridiscente. En los billetes de mayor denominación, se puede ver un holograma en el anverso y la tinta de color cambiante en el reverso.