despidos justificados o procedentes valencia

Despidos Justificados o procedentes Valencia

Para ser legal, el empresario debe justificar su decisión. El despido por una causa justa comienza cuando existe una circunstancia tan grave que no permite la continuación, ni siquiera temporal de la relación laboral.

En este caso, el empresario podrá rescindir el contrato sin la obligación de preaviso ni indemnización por falta de preaviso. Estos casos son tan graves que conducen el cese inmediato de la relación laboral.

¿Cuando es despido procedente o con causa justificada?

Por lo general, los convenios colectivos, prevén ciertos hechos que justifican el despido sin previo aviso, como por ejemplo:

  • Negativa injustificada y repetida a realizar el trabajo.
  • Si ha presentado certificados falsos para su admisión al puesto de trabajo.
  • La negativa a reanudar el trabajo tras un examen médico que haya comprobado la ausencia de enfermedad.
  • Si el trabajador causa daños materiales intencionalmente.
  • El trabajo realizado para terceros durante el periodo de enfermedad, si esta actividad afecta a la recuperación temprana y a la reincorporación al trabajo.
  • El robo de los bienes de la empresa en el ejercicio de sus funciones.
  • La conducta extrajudicial que sea relevante desde el punto de vista penal y adecuada para eliminar el vínculo beneficiario.
  • Si el trabajador revela los secretos técnicos.
  • Peleas en el lugar de trabajo o violencia contra otros trabajadores.

Estos graves incumplimientos de las obligaciones contractuales, pero también de las conductas externas, deben conducir a la pérdida de la confianza depositada en la base de la relación laboral. Por tanto, el juez, llamado a determinar la presencia de la causa justa, tendrá que evaluar en términos concretos la violación de elementos de confianza, en lugar de la violación especifica del trabajador.

comunicar despido

La última reforma laboral prevé dos tipos de protección para los despidos por causa justa, definidos como medidas disciplinarias:

  • Si el tribunal considera que el delito no se cometió o que se castigó con una sanción de “conservación del empleo”, ordena que reintegre al empleado y le pague una indemnización (hasta 12 meses de salario).
  • Si el tribunal determina que no ha habido causa justificada, pero por razones distintas de las enumeradas anteriormente, ordena al empleado que pague una indemnización de entre un mínimo de 12 meses y un máximo de 24 meses de salario, sin volver a trabajar.

Por otro lado, el despido por razones justificadas, ocurre cuando el empleado comete infracciones menos graves pero es capaz de interrumpir la confianza que existe con el empresario. Por lo general, se trata de comportamientos que perduran en el tiempo y que, en cualquier caso, deben ser impugnados contra el empleado ya que para que se considere despido, tiene que ser decisión del empleado.

¿Cómo se debe comunicar un despido procedente?

Para que el despido sea procedente, se debe comunicar al trabajador por medio de una carta con un preaviso mínimo de 15 días justificando el motivo del despido.

  • Ineptitud del trabajador. Falta de capacidad del trabajador para realizar el cargo.
  • Falta de adaptación al puesto de trabajo.
  • Faltas de asistencia al trabajo.
  • Por causas económicas del empresario.
  • Ofensas verbales o agresiones.
  • Desobediencia a los superiores.
  • Reducción del rendimiento del trabajador.
  • Acudir con estado de embriaguez habitual.
  • Cualquier tipo de acoso.

Ante cualquiera de estos sucesos, el empresario podrá proceder al despido del trabajador.

Si necesita más información o resolver alguna duda, póngase en contacto con nuestro gabinete y estaremos encantados de solucionar lo que necesite.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (3 votos, media: 5,00 sobre 5)
Cargando…