Todo lo que debes saber sobre los honorarios de procuradores en Valencia

Los honorarios de los procuradores en Valencia suele ser la pregunta principal que se hacen los clientes de estos. Y es que los clientes, a raíz del desconocimiento, cuánto pueden llegar a cobrar por un servicio, cuáles son los métodos de pago, etc.

Todo este tipo de dudas son normales pues los abogados bien es sabido que no son baratos y que muchas veces, en el caso de multas o procedimientos indebidos, es más rentable pagar lo que te piden que defenderte con los servicios de un abogado.

La forma que tienen de calcular los honorarios de los abogados suele ser algo bastante dudoso y que en muchas ocasiones no somos capaces de hacerlo por nuestra propia cuenta lo que provoca que estemos un poco a ciegas sin tener un conocimiento claro de lo que vamos a tener que pagar por los servicios que necesitamos.

¿Cómo se solía hacer?

En un principio, la forma que utilizaban los abogados para calcular cuáles eran sus honorarios era a través de las tablas de precios que publicaban los colegios de abogados de tal manera que la información se encontraba de forma totalmente pública y era obligatoria para cualquier profesional que ejerciera dentro del territorio.

De tal manera que la complejidad para conseguir una cifra exacta se complicaba pues debemos de tener en cuenta la cantidad de colegios de abogados que hay en España. Esto provocaba que dependiendo de la ciudad en la que nos encontrásemos, el precio variaba para bien o para mal.

En el caso de que observemos un poco el contenido de estos, lo primero que llama la atención es que prácticamente todos, se encuentran escritos desde hace más de 10 años. Esto quiere indicar, que en el transcurso de estos 10 años, dejaron de utilizarse y en la actualidad se encuentran en desuso.

¿Cuánto nos pueden cobrar en la actualidad?

En la actualidad, los abogados ya no tienen que tener en cuenta el valor de las tablas de los colegios de abogados si no que son ellos mismos los que elaboran sus precios los cuales variarán un poco dependiendo de las variables de los casos.

Para poder despejar un poco esta duda, se recomienda a todos los clientes que firmen una hoja de encargo profesional en la que se pueda especificar los servicios que se quieren llevar a cabo así como el precio de estos.

La forma de pago puede variar un poco, y es que puede darse el caso de que se trate de un servicio común como el del un divorcio, donde será necesario un pago concreto, por ejemplo 500 euros. Y por el contrario, se puede llevar a cabo el cobro de un porcentaje el cual se obtiene de una cantidad que vaya a obtener el cliente como puede ser una indemnización o similar.

Volviendo a las hojas de encargo, es muy importante que en ellas, los abogados dejan totalmente claro sus honorarios de tal forma que resulte fácil para el cliente entenderlo y por consiguiente pueda analizar si realmente puede permitirse ese abogado o por el contrario debe proceder a buscar otro distinto.

¿Qué sucede cuando el abogado no proporciona hoja de encargo?

El problema que conlleva es que en caso de contratar a un abogado que no tenga hoja de encargo es como si estuviéramos a ciegas pues no seremos capaces de adivinar o simplemente de saber cuánto dinero nos va a costar.

Realmente esto es un problema pues suele generar un conflicto entre las partes vinculadas ya que cuando el cliente procede a pagar, salgo el juicio bien o mal, nunca suele estar de acuerdo con el precio que el abogado le da y por consiguiente suele catalogarlo como abusivo.

En el caso particular de que nos encontremos con una situación en la que no estemos de acuerdo con el abogado, lo que debemos hacer es pedir que nos desglosa los gastos, para saber a qué se debe cada apartado concretamente y posteriormente con ese desglose debemos acudir al colegio de abogados de dicha ciudad. De esta manera, en el caso de que no se produjera la fijación de una cantidad en particular, el colegio de abogados permite proteger al consumidor y actuar en su nombre contra el abogado de tal manera que obtenga una reconsideración o al menos una modificación del importe.

¿Qué sucede en el caso de que no pueda pagar a mi abogado?

En el caso de que se produzca un impago, existen diferentes procedimientos diseñados para que el letrado reclame al cliente la cantidad adeudada. Consiste en que el abogado interpone una demanda en la que acredita las gestiones que ha efectuado en favor de un determinado cliente, y el precio por el que de forma normal las lleva a cabo.

De esta manera, el juzgado cuando admita la demanda, dará el traslado al cliente para que pague su deuda. La demanda se puede contestar de dos formas distintas:
● Que realmente no exista dicha deuda pues previo al proceso judicial se produzca el pago y la sanción espire o porque los hechos u acciones que reclama el abogado realmente no sucedieron o al menos fueron de forma diferente por lo que no puede pedir lo mismo.
● Cuando se entiende que la cantidad que piden es superior al importe que realmente tiene.

El primer caso no suele darse a menudo pues por lo normal, se paga con factura lo que supone tener un recibo con el importe real de la operación. Esto se debe a que la ley exige que todos los pagos que se lleven a cabo queden totalmente suscritos en su totalidad. Esto incluye que en la factura se especifique de forma clara no solo la cantidad adeudada si no los servicios que se van a llevar a cabo para cobrar dicha cantidad.

Pese a que cada vez se moderniza más este sector con la llegada de nuevos pagos, así como de nuevos estándares de medición, el control que se lleva a cabo sobre los honorarios de procuradores de Valencia es y seguirá siendo siempre muy elevado.