Muchos de nuestros clientes acuden a nosotros preguntado: «¿me puedo divorciar sin abogado?». La respuesta que siempre damos es: «depende».

Para poder saber si tienes la capacidad como para gestionar todos los trámites de un divorcio es necesario que tengamos en cuenta todos los asuntos que hay que atender. Y aun así, te puedo asegurar que no te compensa. A continuación te explico el por qué.

¿Me puedo divorciar sin abogado?: el divorcio en España

El proceso de divorcio se inicia cuando alguna de las partes de un matrimonio no quiere continuar con este y prefiere continuar por su propio camino. Por lo tanto, podremos encontrar casos más livianos como unos recién casados, o por el contrario, una pareja que llevan juntos 20 años. En el segundo caso, hay muchos temas que debemos analizar para poder repartir todo de la manera más justa.

Eso sí, es necesario cumplir un requisito mínimo a la hora de proceder con el divorcio. Deben haber pasado por lo menos tres meses desde el matrimonio para poder comenzar con el proceso de divorcio.

Tipos de divorcio

No todos los casos que encontramos tienen los mismos antecedentes y por consiguiente, tampoco se van a desarrollar de la misma manera. De esta manera, podemos diferenciar varias clases de divorcio:

Divorcio de mutuo acuerdo

No sois conscientes de lo que puede cambiar la situación al tratarse de un proceso de divorcio donde hay acuerdo entre ambas partes o no.

En el caso de que se llegue a un acuerdo entre ambas personas, podemos ahorrarnos todos los procesos donde las diferentes partes deben negociar las condiciones de la separación. En resumidas cuentas, los beneficios que podemos observar mediante el divorcio contencioso son:

  • Como te puedes imaginar, el proceso tendrá una duración mucho más corta.
  • Al tener una duración mucho más corta, el precio de los honorarios del abogado serán más bajos.
  • Una vez quedan pautados los diferentes acuerdos en cuanto a pensión o bienes, por norma general se cumplen con facilidad.
  • Por supuesto, a nivel personal, que amabas partes sean capaces de mantener una relación cordial es mucho mejor. Sobre todo en cuanto a la familia se refiere.
  • Por último, todos estos acuerdos lo negocian las partes implicadas. De esta manera evitamos que la decisión de una tercera parte, como el juez, pueda perjudicar a algunas de las partes.

Juicio contencioso

En el supuesto de que no sea posible llegar a un acuerdo a la hora de gestionar el divorcio, será necesario acudir a un juez. Por tanto, el proceso cambia por completo.

En la mayor parte de los casos, cuando existe conflicto entre las partes, el proceso puede durar mucho más tiempo y por consiguiente será más costoso. Además, en cuanto al estrés psicológico, resulta mucho más demandante para las familias, de lo que podría suponer en caso de hacerlo de mutuo acuerdo.

¿Puedo hacer este proceso por mi cuenta?

De acuerdo, llegamos a la pregunta clave de este artículo. ¿Realmente puedo? Desde Índico lo tenemos claro y la respuesta es un no. Sin duda, recomendamos contar con los servicios de un buen profesional a la hora de gestionar un proceso como este. Pongámonos en contexto, a partir de ese momento, la vida de los implicados cambiará por completo, es decir, es como si volviesen a empezar, Por tanto, cuanto mejor sean las condiciones en las que se haga mejor.

En cuanto a los temas que debe negociar el abogado encontramos:

  • Pensiones.
  • Custodia en caso de tener hijos.
  • Decisión a tomar en caso de contar con una vivienda familiar. Venderla, que la utilice alguna de las partes, etc.

Viendo esto, te hago la siguiente pregunta: por ahorrarte un dinero al contratar a un abogado, ¿estás dispuesto a perder algo más importante?

Otros profesionales que intervienen

Además del propio abogado, podemos encontrar otra clase de profesionales que son protagonistas en este proceso. Eso sí, todo depende del tipo de divorcio que se vaya a llevar a cabo. Por ejemplo, en un divorcio de mutuo acuerdo, existe la posibilidad de que sean representados por un único procurador y asistidos por un abogado.

Por otro lado, también puede darse el caso de un divorcio ante notario. En este caso, deberán estar asistidos al menos por un abogado, pero no es necesario que acuda un procurador.

En definitiva, se trata de un procedimiento mucho más complejo de lo que puede parecer. En caso de que no se realice de la manera correcta, puede causar muchos problemas en el futuro. Por esta razón, y en especial para los que preguntan «¿me puedo divorciar sin abogado?», tenedlo en cuenta.