Para muchos la multa por llevar la itv caducada puede resultar un poco inesperada, pues a veces el motivo por el que está caducada es simplemente por un despiste.

Se trata de una operación obligatoria para prácticamente todos los vehículos, incluso los climatizadores, y que siempre viene mal. El Reglamento General de Circulación establece que los vehículos matriculados o puestos en circulación deberán someterse a inspección técnica en una de las estaciones ITV al efecto autorizadas.

Gracias a la inspección, podemos garantizar que un vehículo es seguro para su conductor y para los demás al menos en el momento en el que se ponga en marcha. El reglamento que regula esta obligación, de hecho, indica en su artículo 2 que la única forma de librarse del trámite es solicitar la baja temporal del vehículo.

La multa por conducir con la ITV caducada es de 200 euros de multa. Si es un agente quien detecta la infracción, retirará el permiso de circulación del vehículo y entregará un documento al conductor para que, de forma excepcional, pueda desplazarse hasta un centro de inspección en un plazo inferior a 10 días.

Debemos de tener en cuenta cada cuánto debemos de pasar la ITV para no que no tengamos este tipo de problema. La primera inspección técnica se debe realizar a los cuatro años de la matriculación del vehículo. Una vez sucede esto, los turismos que se encuentre entre los primeros cuatro y diez años de antigüedad deben superar este examen cada dos años, para posteriormente, hacerlo de forma anual.

En el caso particular de las motocicletas, una vez se supera el plazo de cuatro años, la revisión pasa a ser bienal indefinidamente.

Multa por llevar la itv caducada: ¿cómo saber cuándo caduca?

Mucha gente puede verse en esta situación de incertidumbre simplemente por el hecho de que no son capaces de identificar la fecha en la que se tienen que presentar para renovar la ITV.

Para poder ser conscientes de esto, debemos de recordar que en la primera revisión del vehículo, se entrega una tarjeta de inspección en la cual podemos encontrar el día en el que debe de pasarse la próxima.

Es decir, en la propia pegatina de la ITV aparece troquelado el mes en que termina el plazo para presentarse a la siguiente inspección, sin embargo, nosotros no recomendamos dejarlo para el último día. En concreto, la fecha válida es la que se refleja en la tarjeta de la ITV aunque sí que es cierto que podemos hacerlo durante los 30 días anteriores sin ningún tipo de problema.

Multa por tener la ITV caducada: consecuencias

Debemos de tener en cuenta que en caso de no tener la ITV en regla, pueden ocurrir cuatro supuestos:
● ITV caducada: la sanción por tener un vehículo sin la ITV en vigor es de 200 euros. Debemos de tener en cuenta que este problema puede llegar a suceder independientemente de si el vehículo se encuentra en circulación o simplemente se encuentra estacionado.
● Circular con la ITV desfavorable: en el supuesto de que se detecte un vehículo en marcha pese a que se le hayan detectado defectos graves, la multa será de 200 euros. Debemos de tener en cuenta que la multa se debe a que el vehículo únicamente tiene el permiso para desplazarse a un taller para poder arreglar los fallos detectados previamente. La obligación del conductor es arreglar todos los fallos del vehículo en un plazo no superior a dos meses.
● Circular con una ITV negativa: el hecho de seguir circulando con defectos muy graves, puede llegar a suponer una sanción de 500 euros. Una vez nos encontramos en este punto, el vehículo debe de ser trasladado por medio de una grúa, independientemente de si se trata de un trayecto para ir a pasar el propio examen. El plazo que se le otorga para acudir a revisión es de dos meses.
● No tener justificante: teniendo en cuenta el Reglamento General de Vehículos, la propia pegatina de la ITV ha de colocarse en el ángulo superior derecho del parabrisas. El motivo de ello es tan simple debido a que es la parte que menos visibilidad puede quitar al conductor a la hora de conducir. Gracias a tenerla pegada, permite conocer a los agentes que realmente han pasado la revisión técnica. En el caso de que se pierda o extravíe y el vehículo no cuente con ella, la sanción que se puede implantar al dueño es de entre 80 y 100 euros.

Además, hay que tener en cuenta que al circular sin ITV es el tema de seguro pues en caso de no poseer la Inspección Técnica de Vehículos, el seguro no se hará cargo de cualquier tipo de problema que puede suceder en el transcurso de un trayecto.

Además, debemos de ser consciente de que si se decide circular con un vehículo sin la ITV, en la actualidad, la DGT posee una infinidad de cámaras que leen la matrícula de los coches y sabrá si ese vehículo tiene o no pasa la inspección. Otra forma que tiene para poder localizar a conductores en esta situación es a través de los radares de tráfico. Por lo que en la actualidad, no es necesario que te pare un agente de tráfico para notificarte dicha multa.

Documentos que hay que presentar en la ITV

Como os podéis imaginar, para poder pasar la ITV no solo es necesario presentar el vehículo objeto de examen, sino que también hay que presentar diferentes documentos.

Entre ellos destacan la tarjeta de inspección o ficha técnica. Gracias a esta, se reflejan las características de homologación del vehículo, es decir, el fabricante, modelo, número de identificación, etc.

A su vez, es necesario que se presente el permiso de circulación. Sin embargo, en la actualidad las estaciones de ITV pueden acceder a los datos de la DGT, de tal manera que mediante una forma online se puede solventar este trámite.
Desde Ródenas Abogados, somos conscientes de que esta situación puede llegar a ocurrir a raíz de un despiste, por lo que intentamos ofrecer a nuestros clientes un servicio óptimo para poder solventar la situación de la mejor de las formas. Precisamente, intentamos ayudar a las personas con el resto de problemas asociados, como por ejemplo, problemas con el seguro del coche, además de los que ya puede causar la multa por llevar la itv caducada