Generalmente cuando aumentan las temperaturas, la multa provocar incendio España también lo hace. Esto sucede porque en fechas como el verano, donde el principal protagonista es el calor, podemos observar cómo los montes se llenan de incendios prácticamente en todo el país.

Por lo normal, todo este tipo de incendios suele estar provocado por el propio hombre, pues debido a diferentes actividades como barbacoas o demás, se causan todos estos problemas poniendo en juego la vida de animales, vegetación e incluso vidas humanas.

Aunque sí que es cierto, que hay algunos casos en los cuales simplemente por un despiste o por coincidencia, se puede dar el caso de un incendio sin tener un culpable como tal.

Multa provocar incendio España: consecuencias legales

Atendiendo a la reforma del Código Penal de 2015, y debido a la gran cantidad de incendios que se estaban produciendo, las penas para los incendios forestales se endurecieron considerablemente. Ahora, cualquier persona que provoque un fuego en montes o masas forestales puede llegar a obtener castigos con penas de prisión de entre uno a cinco años y multas económicas.

En el supuesto de que se trate de un incendio en el que la vida de una persona se pone en juego, según el artículo 351 del Código Penal, las penas se pueden endurecer con pena de prisión de diez a veinte años y una multa de doce a veinticuatro meses.

Si el incendio llega a provocar altos daños, es decir, es de especial gravedad, lo que sucede es que las penas serán de prisión de tres a seis años y las multas de dieciocho a veinticuatro meses. Eso sí, para que esto suceda, debemos de tener en cuenta si se cumplen los siguientes requisitos:
● Que afecte a una superficie la cual está catalogada como importante, por lo que no puede tener un trato similar a una normal.
● Las consecuencias que tenga el incendio, pueden provocar una alta erosión en los suelos.
● Que el fuego sea tan fuerte y extenso, que pueda llegar hasta zonas próximas a núcleos de población o a lugares habitados.
● Alteración de alguna de las formas de las condiciones de vida animal o vegetal, así como del espacio natural protegido.
● Que el propio incendio sea provocado en unas condiciones climatológicas o del terreno que puedan incrementar de forma sencilla la propagación de este, es decir, que se provoque en un momento donde es realmente fácil que vaya a más.
● Grave deterioro o destrucción de los recursos afectados.

De la misma manera, si el fin que está buscando la persona que se encargue de elaborar el fuego es económico, puede llegar a obtener penas de prisión de tres a seis años y multas de dieciocho a veinticuatro meses.

Únicamente, las personas que provoquen un fuego en una zona forestal pero no se llegue a propagar, obtendrán una pena de prisión de seis meses a un año y una multa de seis a doce meses. Todo esto teniendo en cuenta el artículo 354 del Código Penal.

Una vez se produce el incendio, mediante el artículo 355 del Código Penal, se transfiere a los jueces el poder para dictaminar la no modificación del suelo afectado en el transcurso de hasta treinta años.

Multa provocar incendio España: zonas no forestales

Existe la posibilidad de que se produzca un incendio en una zona con vegetación pero que no sea forestal, castigando de la misma manera al propio medio natural. Esto sigue teniendo consecuencias graves, las cuales según el artículo 356 del Código Penal, se resumen en pena de prisión de seis meses a dos años y multas de seis a veinticuatro meses.

De la misma manera, es posible que una persona provoque un incendio en un bien propio, como puede ser perfectamente una vivienda. Esto también está castigado con penas de cárcel, concretamente de uno a cuatro años. Eso sí, siempre y cuando analizada la causa nos encontremos con alguno de los siguientes supuestos:
● En el caso de que la persona tuviese el objetivo o finalidad de defraudar a terceros por medio del incendio. Por ejemplo, a una entidad aseguradora.
● Si una vez que se produce, pone en peligro a otras personas, por ejemplo; mediante la propagación por el edificio o los árboles que se encuentren próximos.
● Incluso, puede darse el supuesto que, mediante su propagación, los bosques o espacios naturales colindantes se vean afectados.

Tipos de terrenos

Hemos visto a lo largo de este artículo las consecuencias que puede llegar a tener un incendio en diferentes zonas. Sin embargo, en ningún momento las hemos catalogado. Por lo que podemos considerar como monte a:
● Los terrenos yermos, roquedos y arenales.
● Las construcciones e infraestructuras destinadas al servicio del monte en el que se ubican.
● Cualquier tipo de terreno agrícola abandonado que cumpla con las condiciones y plazos que marque la comunidad autónoma en la que se encuentre. Eso sí, siempre que se adquiera un signo inequívoco de su estado forestal.
● Además, cualquier terreno que tenga finalidad de ser repoblado o transformado al uso forestal, será catalogado como tal.
● Cualquier enlace forestal en terrenos agrícolas con la superficie mínima determinada por la Comunidad Autónoma.

Por otro lado, no obtiene la consideración de monte los siguientes:
● Los terrenos cuyo uso exclusivo sea el cultivo agrícola.
● Los terrenos que sean urbanos.
● Los terrenos que excluyan a la comunidad autónoma en su normativa forestal y urbanística.
Sin duda, este tema hay que tratarlo con pinzas, y desde Ródenas Abogados recomendamos tajantemente los servicios de un abogado para poder conseguir que las consecuencias por una multa provocar incendio España sean lo más leves posibles.