¿Alguna vez te has plateado convertirte en abogado especialista en homicidios? En caso de que tu respuesta sea afirmativa no te vayas, porque este artículo te interesa.

¿Qué es un abogado especialista en homicidios?

La abogacía es una profesión que esta formada por una gran multitud de ramas. Es decir, podemos encontrar una gran variedad de especialidades dentro de esta y los homicidios es una de estas.

Para que nos hagamos una idea, un delito por homicidio se produce cunado una persona le quita la vida a otra, es decir, cuando se produce un asesinato. Sin duda, se trata de un delito muy importante y deja atrás todos aquellos en los que simplemente se incumple una norma. En este caso, una persona pierde la vida y sus familiares y amigos también.

Tipos de homicidios

Quizás esto no lo sabías, pero dependiendo del caso pueden darse diferentes tipos de homicidios.  Todos ellos se encuentran regulados mediante la Ley Orgánica 10/1995, de 23 de noviembre del Código Penal.

Entre los diferentes clases podemos encontrar:

Homicidio doloso

Se trata de un homicidio donde el asesino tiene los conocimientos necesarios y opta por hacerlo porque tiene la intención de ello. Es decir, una de las partes elabora un plan con el que poder acabar con la vida de otra persona.

Sin embargo, en muchas ocasiones el plan elaborado no es lo suficiente bueno y la persona no fallece. En esta situación se produce un conflicto entre las diferentes partes pues entra en acción el delito por lesiones. Básicamente lo que sucede es que el acusado puede alegar que en ningún momento quiso acabar con la víctima.

Por lo tanto se produce un dilema a la hora de catalogarlo como delito por lesiones o delito de tentativa de homicidio. Para poder obtener un solución, se examinan los siguientes puntos:

  • Se analizan todo lo relacionado con el crimen, es decir, motivos, modo de operación, etc.
  • Si realmente existía intención de muerte o no.
  • El tipo de ataque que se trate.
  • Si existía algún tipo de relación entre ambas partes, ya sea de forma directa o por terceras personas.

Homicidio imprudente

En este caso, debido a una acción que en ningún momento estaba planeada, una persona pierde la vida. Obviamente, aunque no haya intención de ello, es necesario que se juzgue a la persona pues una persona ha perdido la vida. De la misma manera, habrá que analizar si en algún momento se ha infringido alguna de las obligaciones que tiene la persona a la hora de prevenir, evitar o en su defecto cuidar a la víctima.

Igual que en el caso anterior, podemos encontrar diferentes clases de homicidios imprudentes:

  • Homicidio imprudente grave: imaginemos el siguiente ejemplo. Javi es un adulto que ha salido a tomar unas cervezas con sus amigos pero resulta que al final de la noche ha tomado unas cuantas demás. La consecuencia que tiene es que para volver a su casa tenga que conducir en estado de ebriedad. En el transcurso del trayecto, Javi atropella a un peatón con tan mala suerte que fallece en el acto. Pese a que Javi no tenía ninguna intención de hacerlo, hay una persona que ha perdido la vida por lo que es motivo de sanción.
  • Homicidio por imprudencia menos grave: en este caso, el motivo por el que se produce el homicidio es menos grave de lo que puede parecer en el punto anterior.

Para poder diferenciar entre uno y otro hay que tener en cuenta:

  • Si realmente el acusado estaba incumpliendo algún tipo de norma vital a la hora de cometer el asesinato. Por ejemplo, saber si estaba conduciendo un vehículo a 200km/h o iba a la velocidad pautada por las autoridades.
  • Si tras suceder el asesinato, la parte implicada ha intentado ayudar en todo lo posible a la víctima o por el contrario se ha dado a la fuga.

¿Cuáles son las penas por un delito de homicidio?

Como hemos visto en los puntos anteriores, existen diferentes escenarios en los que se puede producir este delito. Por lo tanto, a la hora de dictar una sentencia debemos tener en cuenta todos estos factores.

Por ejemplo, en el caso de que una persona cometa un homicidio doloso o con intención, estará expuesto a una pena de cárcel de entre 10 y 15 años. Sin embargo, se puede reducir en el caso de que:

  • Se trate de una persona que no haya cumplido todavía los 16 años o que tenga algún tipo de enfermedad.
  • Si además de un homicidio, antes o después se produce un ataque sexual.
  • En el caso de que el autor tenga antecedentes penales o en su defecto forme parte de algún tipo de organización criminal, también será objeto de análisis.

Sin embargo, en el supuesto de que sea un delito por imprudencia, las penas de cárcel oscilan entre 1 y 4 años en el caso de que sea grave y entre 3 a 18 meses en el caso de que sea menos grave.

Independientemente del tipo de delito que se trate, es necesario contar con los servicios de un profesional pues lo más común es que el implicado se encuentre perdido, por lo que un abogado especialista en homicidios es la mejor opción.