Para poder entender qué es un abogado de defensa tenemos que analizar las diferentes funciones que desempeña. Para hacernos una idea, un abogado de defensa penal no se limita a interrogar a los testigos cuando representa a un acusado ante un tribunal, sino que también debe asegurarse de que el cliente tiene todas las protecciones proporcionadas a través de las leyes y constituciones de los gobiernos federal y estatal.

¿Qué es lo que hace exactamente un abogado de defensa?

Imaginémonos el siguiente ejemplo: una persona ha sido acusada formalmente de un crimen. Consiguientemente él o ella va a la corte para una comparecencia. Se trata de una acusación formal por lo que es necesario una lectura formal de la queja criminal para informar a la persona acusada de los cargos.

En el propio evento, la persona acusada deberá responder formalmente a los cargos mediante un argumento que posteriormente deberá presentar al juez.

Una vez se produzca la comparecencia, el abogado tendrá tiempo para llevar a cabo una investigación, revisar los informes policiales y examinar las pruebas para prepararse para el juicio.

¿Para qué se contrata un abogado de defensa?

Los motivos por lo que es necesario contratar los servicios de un buen abogado son entre otros:

  • Proporcionar una perspectiva objetiva de la situación del cliente y explicar al cliente lo que es probable que suceda.
  • Con esta información resulta posible tomar una decisión sobre cómo responder a cualquier negociación.
  • Negociar con un fiscal en nombre del cliente en un intento de reducir los cargos o disminuir el castigo recomendado por el fiscal en la sentencia.
  • Sugerir programas de condena, tratamiento y rehabilitación adaptados a las necesidades específicas del cliente. De esta forma puede ayudar al cliente a evitar brotes futuros con el sistema de justicia penal.
  • Asesorar al cliente sobre la manera en que se aplicarán las leyes penales. Se trata de algo importante ya que muchas veces se confunden las leyes entre diferentes tribunales.
  • Ayudar a familiarizar al cliente con las costumbres de los tribunales locales y aportar conocimiento.
  • Reunir información de los testigos de cargo ya que puede proporcionar información directamente de alguien que está acusado y puede ser mucho más probable que hable con un abogado.

¿Y qué sucede cuando se obtiene toda la información?

De acuerdo, hemos conseguido almacenar toda la información necesaria para el juicio, ¿ahora qué?

Antes de que empiece el juicio, e incluso durante este, el caso puede quedar resuelto. Imagino que te estarás preguntando cómo sucede esto. Verás, este proceso se realiza mediante negociaciones con el fiscal, que pueden ofrecer un acuerdo de culpabilidad para conseguir cargos reducidos o una recomendación de una pena menor.

Por norma general, es mejor para la persona acusada discutir una oferta de la demanda del fiscal con un abogado de defensa pues se puede analizar si aceptar o rechazar la oferta de forma coherente. De la misma manera, el abogado puede ayudar a proponer una alternativa fiscal.

¿Hay que contratar un abogado aunque se trate de un delito menor?

Ya hemos visto que resulta imprescindible una buena defensa ante un delito grave, sin embargo, ¿realmente hace falta en caso de que sea un delito menor?

El sistema de justicia que tenemos considera a cualquier acusado “inocente hasta que se demuestre su culpabilidad”. Es decir, debe enfrentarse a fiscales experimentados y miembros inexpertos del jurado.

Con la experiencia que tenemos desde Ródenas Abogados, podemos asegurar que la mayoría de los acusados se beneficiarían mucho al montar una defensa adecuada con la ayuda de un abogado defensor.

Esto se debe a que los buenos abogados de defensa criminal lucharán por sus clientes debido a la convicción comprometida de que defender los derechos constitucionales del acusado mantendrá al fiscal en el requisito de que, al trabajar para obtener una condena, debe probar cada parte del caso contra la persona acusada, sin importar el cargo. Cuando los derechos constitucionales se mantienen, el resultado es más probable que sea justo.

¿Cómo escoger a un buen abogado defensor?

Partimos de la base de que el Derecho es muy grande. Es decir, tiene una gran cantidad de ramas, como es el caso del derecho penal.

Esto quiere decir que es muy complicado contar con amplios conocimientos de todas las ramas del derecho por lo que es conveniente contratar a un abogado que sea especialista en la rama. Por ponerte un ejemplo, es posible que un abogado defensor lidie únicamente con casos que impliquen cargos por posesión de drogas, delitos violentos o delitos sexuales.

Al dedicarse a trabajar en áreas muy particulares, el abogado mantiene más años de experiencia concentrado en las leyes correspondientes a esa especialidad.

Espero que mediante este artículo hayamos podido solucionar todas tus dudas. En caso contrario no dudes en consultarnos cualquier tipo de duda sobre qué es un abogado de defensa.