El papel que desempeña un abogado administrador de fincas es muy importante, sobre todo para aquellas personas que poseen una propiedad y que por algún tipo de motivo, ya sea laboral o personal, no pueden estar al tanto de todas las gestiones que hay que realizar.

Para que te hagas una idea, a lo largo de este artículo explicaremos las diferentes funciones que puede llegar a desempeñar esta clase de profesional. Quizás aunque tengas tiempo para hacerlo tu mismo, una vez entiendas todo lo que tienes que hacer prefieras delegar el trabajo en esta clase de abogados.

¿Qué es un abogado administrador de fincas?

El papel que desempeñan un administrador de fincas es fundamental a la hora de gestionar cualquier tipo de asunto de carácter financiero, legal o técnico. Es decir, para poder mantener la infraestructura, existen una serie de gastos que hay que realizar entre todos los propietarios, en el caso de que se trate de una comunidad, o de forma individual.

En el caso de que se trate de una comunidad, la forma que suelen elegir para ponerse de acuerdo y poder tratar todos los temas, es mediante una junta de propietarios. Por norma general, los abogados administrativos suelen estar presentes en esta clase de eventos. De esta forma se garantiza que todos los miembros puedan entender el motivo de los gastos.

Aun así, todos estos abogados se encuentran agrupados en el Colegio de Abogados de su Comunidad Autónoma. Gracias a ello consiguen tener un flujo constante de trabajo y disponer de diferentes herramientas a partir de las cuales puedan gestionar todas estas situaciones.

¿Cómo puedo convertirme en abogado administrador?

Ten en cuenta que esta clase de profesionales desarrollan una función que puede involucrar a muchas personas, por lo que es necesario contar con ciertos conocimientos. En cuanto a la cualificación necesaria, todo lo que necesitamos saber lo encontramos en la Ley de Propiedad Horizontal, concretamente en el artículo 13.6.

Una vez tenemos estos conocimientos, puede darse el caso de que el propio cargo administrativo sea ocupado por un vecino. Generalmente esto suele suceder en aquellas comunidades donde son pocos vecinos y prefieren ocuparse ellos, aunque sea de forma periódica.

En los casos donde existen muchas más vecinos, lo normal es contar con personas que tienen una cualificación específica, de tal forma que están reconocidos legalmente para gestionar esta clase de asuntos.

¿Quién puede desempeñar este papel?

El problema lo tenemos al razonar esta pregunta. Es decir, si nos basamos únicamente en las leyes que proporcionan las autoridades, realmente no podemos obtener una conclusión.

Realmente la cualificación legal solo está dirigida para los Administradores de Fincas Colegiados. Por tanto, se sobrentiende que está enfocado única y exclusivamente para aquellos profesionales que están respaldados por un Colegio Profesional.

Para que te hagas una idea, únicamente podrán usar el término de administrador de fincas aquellas personas que están acreditados por los colegios de profesionales. Por tanto un vecino cualquiera que coja esta responsabilidad, no tiene por qué ser denominado como tal.

¿Un abogado cualquiera puede desempeñar esta función?

Pese a que un abogado cuenta con una amplia colección de conocimientos sobre Derecho, la realidad es que ya hemos visto las dos diferentes clases de personas que pueden desempeñar esta función:

  • Un vecino
  • Un administrador de fincas

Por tanto, en el caso de que un abogado quiera desempeñar esta clase de función debe de cumplir con las diferentes funciones y requisitos que hemos especificado anteriormente. Aunque teniendo en cuenta que los conocimientos necesarios ya los tenga, un abogado lo único que necesitaría es colegiarse como administrador de fincas y pagar el conjunto de cuotas colegiales necesarias.

La realidad es que esto es algo que se produce mucho. Al final, resulta totalmente compatible para estos profesionales gestionar ambos aspectos.

Funciones básicas

Administrador de fincas arrendadas

  • Se encargan de encontrar un arrendatario.
  • Pautar una fianza.
  • Elaboración del contrato, donde queden especificadas todas las normas que desee el propietario.
  • Gestionar todo el proceso de cobro, así como el de pago de gastos e impuestos.
  • Estar al tanto de cualquier tipo de obra o modificación que sea necesario realizar.
  • Proporcionar al cliente toda la información que necesite.

Administrador de fincas de propiedad

  • Realizar todos los actos necesarios para proteger la finca.
  • Asegurarse de que el edificio se encuentra en condiciones óptimas.
  • Estar al tanto de todos los mantenimientos que hay que realizar.
  • Informar a todos los vecinos sobre los gastos que están previsto a lo largo del curso.
  • Gestionar todo lo relacionado con los seguros del inmueble.

En definitiva, la labor de esta clase de profesionales es muy importante aunque a primera vista no se valore. Tengamos en cuenta que a lo largo del año no tienes la necesidad de preocuparte de ninguna de estas actividades gracias al papel de un abogado administrador de fincas.