A la hora de conseguir información de un detenido por inmigración, debemos tener en cuenta los diferentes procedimientos que debemos seguir al tratar con una persona que está detenida.

Hay que tener en cuenta que no es lo mismo tratar con una persona que se encuentra en libertad y que por consiguiente puede acudir a una reunión con el abogado tranquilamente, que otra que se encuentra detenida.

En el caso de que cuentes con algún conocido o alguna persona que se encuentre en esta situación, no dudes en quedarte porque vamos a ver los pasos que debemos seguir para conseguir ayudarle.

¿Qué hacer en el supuesto de que nos detengan por inmigración?

En el caso de que una persona sea detenido por un caso de inmigración, debemos tener en cuenta que lo más posible es que esa persona no conozca el procedimiento que deben seguir los agentes.

De esta manera, se recomienda que no se firme ningún tipo de documento o de declaración. Resulta muy común que se de para firmar un documento en el que se renuncia al derecho de audiencia durante el propio juicio. Ante cualquier tipo de duda, utilice siempre el comodín de: «quiero hablar con mi abogado».

Por supuesto, ante cualquier tipo de pregunta que busque obtener información sobre el estado en el que se encuentra la persona en el país, no la contestes pues estarías proporcionando información totalmente innecesaria.

Información de un detenido por inmigración: ¿qué hago?

En el caso de que se de este tipo de situación, la persona afectada por supuesto tiene la posibilidad de llamar al consulado de su país. Tengamos en cuenta que se trata de una situación realmente estresante pues en muchos casos se trata de personas que no tienen los conocimientos necesarios como para entender el idioma que se habla en ese país.

Para poder hacerlo, se proporcionará una lista con los diferentes consulados y sus correspondientes números de teléfono. En el caso de que no sea posible, se puede pedir el número de un agente de deportación.

La importancia que tiene la comunicación con el consulado es la de conseguir una persona que nos pueda gestionar el proceso, aunque sea desde otro país. De esta manera, resultaría posible conseguir un abogado lo más rápido posible, además de cualquier tipo de servicio que sea necesario.

¿A dónde llevan a la persona detenida?

A la hora de detener a una persona por un delito de inmigración, debemos tener en cuenta a la Oficina de Detención y Deportación de la Aduana e Inmigración (ICE). Básicamente lo que sucede es que tras ser detenido, se procederá al traslado a una celda en la que podrán obtener el conjunto de datos necesarios para hacer la ficha técnica. Como por ejemplo las huellas digitales.

Tras esto, se procederá a adjudicar un agente de deportación para que se encargue del acusado. Es muy importante que una vez se asigne un agente, el acusado recuerde siempre el nombre o el número de teléfono de este, en caso de que suceda una emergencia.

Entre otras cosas, el agente debe entregar al acusado un documento donde se encuentren detallados todos los cargos de inmigración de los que se le acusa. Gracias a estos, el abogado podrá trazar un plan con el que poder hacer frente al caso.

¿Y qué sucede después?

Tras realizar todos los actos necesarios, se procederá al desplazamiento del acusado a la cárcel local donde se quedará hasta que se cierre el caso.

Resulta muy importante que se guarden las copias de todos los documentos que se han proporcionado anteriormente pues en caso de que sea transferido a otro centro, debe ser capaz de contactar con su abogado.

Debemos tener en cuenta que la complejidad de la situación y que para poder hacerla frente, debemos contar con un profesional que sea capaz de guiarnos. Por ello, desde Ródenas Abogados ayudamos a nuestros clientes en esta clase de situaciones lo mejor que podemos, interpretando la información de un detenido por inmigración.