Seguro que en más de alguna ocasión te has preguntado; ¿quién paga los honorarios de un abogado de oficio? No te preocupes porque si aun no lo gas descubierto, a lo largo de este artículo veremos como funciona esta rama del Derecho.

¿Qué es un abogado de oficio?

Si queremos entender de donde sale el dinero para pagar los honorarios de un abogado de oficio, primero debemos entender qué es. Se trata de un profesional que mediante designación, obtiene un caso en el que representa de forma jurídica a la persona que lo solicita.

El motivo de esto es que cuando una persona necesita hacer frente a un procedimiento judicial, pero no cuenta con los recursos necesarios para conseguir un representante, puede solicitar a un abogado de oficio.

Obviamente como te puedes estar imaginando, las funciones que desempeñan esta clase de profesionales son idénticas a los que desarrolla un abogado ordinario.

¿Cuáles son los requisitos para convertirse en abogado de oficio?

No todas las personas tienen la posibilidad de convertirse en abogados de oficio. Es más, para poder conseguirlo, es necesario cumplir con ciertos requisitos para poder acreditar que realmente la persona interesada tiene la capacidad para hacerlo.

Dependiendo del país puede que los requisitos cambien un poco. Sin embargo, en el caso concreto de España, es necesario conseguir:

  • Conseguir la titulación del Grado en Derecho.
  • Posteriormente, obtener el Máster en Abogacía.
  • Que la residencia habitual donde se desarrolle el trabajo del abogado se encuentre dentro del propio ámbito territorial del Colegio de Abogados.
  • Estar al corriente de todos los pagos necesarios para contar con la matrícula.
  • Haber realizado las labores de abogado al menos durante un período de 3 años. No es necesario que se ganen todos los casos, pero sí contar con una experiencia adecuada con la que poder hacer frente a casos futuros.
  • Por supuesto, tener la capacidad de cubrir toda la demanda que pueda llegar por parte de los clientes. Recordemos que estos se encuentran en unas condiciones críticas, por lo que resulta imprescindible que el servicio sea adecuado.

¿Y después que?

Una vez se ha cumplido con todos estos requisitos, el paso final para poder comenzar a ejercer es acceder al registro voluntario. Mediante este, se consigue establecer un filtro a partir del cual podamos eliminar a aquellas profesionales que no cumplan con los requisitos vistos anteriormente.

En el caso de superar todos estos filtros y nos encontremos dentro, será necesario realizar una formación. En ella, obtendremos los conocimientos finales para poder hacer frente a las diferentes situaciones que nos vamos a encontrar.

Una vez superemos los tres años como abogados de oficio, se presenta la opción de solicitar la inscripción en otra materia. Y a los cinco años, a otra más.

¿Quién paga los honorarios a un abogado de oficio?

Tengamos en cuenta que esta clase de servicio está destinado a aquellas personas que por cualquier tipo de situación no puede hacer frente al pago de un abogado. De esta manera, el Estado les ayuda mediante la proporción de uno de oficio.

Eso sí, este beneficio únicamente cubre los procesos relacionados con:

  • Asesoramiento del cliente en los momentos precios al acto judicial. Es decir, estudiar el caso y analizar las posibles vías que se pueden utilizar para evitar cualquier tipo de conflicto.
  • Representación del cliente durante el propio juicio. De esta manera nos aseguramos de que el acusado no quede expuesto ante ningún tipo de amenaza.
  • Búsqueda de testimonios o de instrumentos que puedan servir a la hora de elaborar la estrategia.
  • En el supuesto de que se produzca una condena de pago de costas procesales, el acusado no tiene la obligación de pagas ni las suyas ni las de la otra parte.
  • Finalmente, debemos ser conscientes de que la asistencia jurídica gratuita puede utilizarse durante todo el proceso. Es decir, en todas las instancias del proceso, en la ejecución y durante la segunda instancia.

Como puedes observar, la labor de estos profesionales es primordial para aquellas personas que se encuentran en una situación extraordinaria. En el caso de que este servicio no existiese, ¿cómo lo gestionarías tu?

Independientemente de como quieras hacerlo, desde Ródenas Abogados creemos que el servicio de estos es increíble y que hay que dar las gracias a quien paga los honorarios de los abogados de oficio.