En virtud de que el sistema de pensiones en España es sumamente complejo y existen muchísimas opciones de por medio, lo mejor que podemos hacer en estos casos es buscar el acompañamiento y asesoramiento de un abogado que sepa del tema y que conozca a fondo de derecho previsional y administrativo. En esta oportunidad revisamos algunas cuestiones clave para comprender mejor cómo funciona el sistema en el país.

Las bases del sistema de pensiones en España

España opera un sistema de pensiones de tres pilares que consiste en:

  • La pensión estatal española (primer pilar) financiada a través de cotizaciones obligatorias y disponible para todos los residentes que trabajan en España ; también cubre las pensiones de supervivencia.
  • Pensiones de empresa y de empleados (segundo pilar) donde las condiciones y disponibilidad dependen del empleador.
  • Pensiones privadas (tercer pilar) que son voluntarias y suelen tener condiciones más flexibles que la pensión estatal española. Por ejemplo, algunos te permiten retirar tus ahorros antes de la edad de jubilación española.

La pensión estatal en España (primer pilar) cubre dos categorías bajo las cuales las personas pueden reclamar beneficios. Estos son:

  • una pensión contributiva que se establece en base al empleo y a las cotizaciones que se tengan de la seguridad social española
  • una pensión no contributiva para asegurar la provisión económica básica para los residentes que no califican para otros apoyos previsionales. Esto es principalmente para hogares de bajos ingresos y personas con discapacidades.

El Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones de España supervisa las pensiones estatales en el país: en este sentido, el gobierno gasta alrededor del 11,4 % del PIB en pensiones, por encima del promedio mundial de la OCDE del 8,2 %.

Aunque las tasas del sistema de pensiones en España son generosas, las reformas del gobierno en los últimos años han tenido como objetivo reducir la dependencia de las pensiones estatales y promover tanto el pilar numero dos como el tercero en relación al sistema de pensiones que se tiene en el país. Estos incluyen el aumento de la edad de jubilación estatal y el endurecimiento de los requisitos para la jubilación anticipada.

De todas maneras, algunos profesionales y expertos en el tema consideran que las reformas que se han aplicado no han sido suficientes para incentivar a que exista una mayor inversión en estos pilares mencionados en el párrafo anterior.

¿Quién tiene derecho a pensión en España?

Cuando hablamos del sistema de pensiones en España, lo primero que debemos hacernos es la pregunta fundamental: ¿quién tiene derecho a su acceso? Veamos a continuación a partir de qué tipo de variables se puede definir esto.

Edad de jubilación en España

Las reformas de 2013 fijaron aumentar la edad de jubilación estatal en España de 65 a 67 años para 2027. La edad de jubilación aumentó a razón de un mes al año hasta 2018. Desde ese momento, se perciben aumentos dos veces al año. A partir de 2020, se sitúa en 65 años y 10 meses.

Sin embargo, todavía es posible jubilarse a los 65 años si ha pagado 37 años de cotizaciones a la seguridad social. Esto aumentará a 38,5 años para 2027.

La jubilación anticipada voluntaria se ha restringido en España. Puedes jubilarte dos años antes si cumples ciertas condiciones y has realizado al menos 35 años de cotizaciones y aportes.

Además, se preveen dentro del sistema de pensiones de España algunos casos especiales, por ejemplo, trabajadores discapacitados o aquellos en trabajos peligrosos como los bomberos, en los que puede reclamar una pensión española completa a partir de los 60 años (o tan pronto como 52 en algunas situaciones) si ha hecho aportes suficientes.

La jubilación parcial y la jubilación flexible también están disponibles como opciones de jubilación anticipada en España.

Sistema de pensiones en España: ¿Quién puede reclamar una pensión estatal?

Para tener derecho a la pensión mínima estatal, debe haber trabajado y cotizado a la seguridad social española durante al menos 15 años. Además, al menos dos de estos años deben estar dentro del período de 15 años inmediatamente anterior al reclamo de pensión.

Hay algunas excepciones que pueden contar para su período de contribución, por ejemplo, licencia por maternidad, desempleo o ciertos riesgos laborales. Sin embargo, para reclamar una tasa de pensión española completa, se debe haber trabajado y cotizado durante al menos 36 años. Esto aumentará a 37 años para 2027.

Los trabajadores por cuenta propia en España pueden reclamar una pensión, siempre que se hayan registrado y pagado las cotizaciones a la seguridad social en el fondo de seguridad social de los trabajadores por cuenta propia de España.

¿Qué sucede si no tiene derecho a una pensión completa?

Aquellos que no tienen derecho a una pensión española completa pueden reclamar una pensión estatal en España a una tasa reducida. Esto es siempre y cuando hayan hecho los aportes mínimos.

Si no has cotizado lo suficiente por bajos ingresos, es posible que puedas reclamar la pensión no contributiva en España si cumples los requisitos. Consulte la siguiente sección para obtener más información.

Si no se ha cotizado lo suficiente por no haber residido y trabajado en España durante un período suficientemente largo, no se podrá reclamar ninguna pensión estatal en el país.

En este sentido, ¿hay alguna contemplación especial para los extranjeros? Los ciudadanos de la UE/AELC y los de países con acuerdos de pensión con España podrán transferir las contribuciones realizadas en sus países de origen para tener en cuenta su elegibilidad para la pensión española. Otros tendrán que depender de pensiones privadas, pensiones ocupacionales o ahorros personales.