En la actualidad la figura de los abogados de inmigración tiene una gran relevancia. La mayor parte de las personas que tienen que realizar cualquier tipo de trámite legal a la hora de cambiarse de país cuentan con los servicios de este tipo de abogados.

Y no es para menos. Tengamos en cuenta que en la gran mayoría de casos nos encontramos en un país nuevo donde desconocemos el idioma o los trámites que debemos realizar para poder estar de forma legal.

No obstante, son muchas las funciones que desempeñan este tipo de abogados y es por ello que en este artículo vamos a analizarlas para valorar si realmente merece la pena contratar estos servicios.

¿Qué es un abogado de inmigración?

Los abogados de inmigración o de extranjería son expertos en la normativa que afecta al estatus de los ciudadanos extranjeros en España. En otras palabras, es el profesional adecuado para asesorar sobre la aplicación del Derecho de Extranjería tanto a nivel personal como profesional.

Como venimos diciendo están en auge. Y no es para menos ya que en la actualidad, gracias a la globalización, el flujo de ciudadanos entre los países ha aumentado de forma considerable.

Os podéis imaginar que la finalidad de estos traslados puede ser muy variada. Podemos encontrar a personas que bajan únicamente por trabajo, mientras que otras solo buscan pasar un tiempo en otro país en busca de nuevas experiencias.

Gracias a esto, se ha generado un vínculo cada vez mayor entre distintos Estados. A nivel personal, profesional e industrial, de tal forma que dan lugar a trámites burocráticos para que los ciudadanos residan y trabajen de forma legal en cada territorio.

Los trámites burocráticos pueden variar dependiendo del ordenamiento jurídico de cada país.

Ordenamiento jurídico: el caso de España

Para que nos hagamos una idea, en España, el ordenamiento jurídico depende además de si los ciudadanos migran desde un Estado miembro de la Unión Europea o son extracomunitarios.

Independientemente de ello, es necesario conocer todos los derechos y obligaciones que habrá que gestionar. Desde la solicitudes de asilo y refugio, a la tramitación de permisos de residencia o solicitudes de nacionalidad, hasta permisos de trabajo, solicitud de reagrupación familiar.

La continua evolución del derecho de extranjería

El Derecho es muy amplio y está conformado por una gran variedad de ramas y como os podéis imaginar el derecho de extranjería es una de ellas.

Para poder ejercer como abogado de extranjería es necesario cumplir con lo s requisitos mínimos:

  • Grado de Derecho
  • Máster en el Ejercicio de la Abogacía

Una vez poseemos estos conocimientos, estamos preparados para hacer el examen que nos permitirá acceder a esta profesión y posteriormente, a la colegialización.

Debemos tener en cuenta que esta rama es casi autónoma y que se encuentra en continua evolución. Es decir, se nutre de normas propias del Derecho Público como del privado. De ahí viene la importancia en cursar derecho pues el abogado deberá tener nociones sobre Derecho Internacional Público y Privado, conocer la legislación sobre Derechos Humanos y el Derecho del Trabajo, entre otras ramas.

Gracias a esto, conseguimos profundizar en los aspectos jurídico-prácticos que afectan tanto a las peticiones de asilo y refugio, como a la tramitación de permisos y visados, la gestión del estatus de migrante y la inserción social y laboral de trabajadores extranjeros en España.

Independientemente de ello, este tipo de abogados obtienen una formación específica para el puesto que deben desempeñar. Principalmente para saber gestionar ciertas situaciones que pueden marcar la diferencia entre un buen o un mal servicio.

¿Te puedes especializar en un tipo concreto de inmigración?

Para poder conseguir todos los conocimientos específicos para esta profesión, es necesario que profundicemos entre los conocimientos del Derecho Internacional Público y Privado, materias fundamentales para un abogado de extranjería.

De la misma manera, los postgrados de especialización en Derechos Humanos pueden resultar muy interesantes. Se trata de una rama vinculada a la inmigración que se centra en la protección internacional de los migrantes. Por lo que se estudian los deberes y obligaciones de cada país ante las solicitudes de asilo y protección.

Pero no solo eso, también hay que tener en cuenta es que esta clase de abogados puede especializarse en las relaciones con determinadas regiones o países. Es decir, teniendo en cuenta que la normativa puede variar entre un país y otro, mediante la especialización en un número concreto de países, se consigue un nivel de experiencia mucho más alto.

Como puedes observar son muchas las variables a tener en cuenta a la hora de realizar estos trámites. No hay ningún inconveniente en que los realices por tu propia cuenta, sin embargo desde Ródenas Abogados podemos garantizarte que es mucho más sencillo confiando en los servicios de abogados de inmigración.