Un abogado de familia es un profesional que tiene como función gestionar todas las áreas relacionadas con el ámbito familiar.

Ten en cuenta que el Derecho es muy amplio y está conformado por una gran variedad de ramas. Entre ellas, se encuentra el Derecho de Familia, el cual trata todas las leyes y demás documentos legales que rigen las relaciones familiares.

Eso sí, que quede totalmente claro que el término “familia” se refiere a la regulación legal de las cuestiones relacionales que puedan surgir entre ellos.

¿Cuál es el papel de un abogado de familia?

Como cualquier abogado, el de familia utilizará la ley para solucionar cualquier tipo de situación problemática que suceda. Es decir, se trata de prestar un servicio de representación a su cliente de tal forma que pueda responder ante cualquier problema que afecte a sus derechos.

Para que nos entendamos mejor, en caso de que se produzca una amenaza de los derechos de cualquier miembro del seno familiar, la misión del abogado de familia es defenderlos.

¿Cómo puedo convertirme en un abogado de familia?

Llegados a este punto pensaréis; ¿Cómo puedo confiar en un abogado de familia?

Pues bien, la realidad es que como cualquier otro abogado debe de cumplir una serie de requisitos que verifiquen que tiene unos conocimientos base:

  • Licenciado en Derecho.
  • Contar con el Máster en Derecho que exige el Ministerio de Justicia.
  • Colegiarse en el Colegio de Abogados correspondiente.

Obviamente se trata de la base. Como cualquier otro profesional, para poder desempeñar su labor de la forma más efectiva posible, el abogado de familia debe de tener un trabajo diario en el que se preocupa de estudiar cualquier tipo de variación o modificación de las leyes.

Requisitos para ser un buen abogado de familia

Como os podéis imaginar, además de en los estudios, es necesario que valoremos otras variables a la hora de escoger nuestro abogado. Más que nada porque se trata de un proceso delicado y estar cómodo con la persona que nos va a representar es un factor fundamental para conseguir el éxito.

Entre las cualidades necesarias, desde Ródenas Abogados nos quedamos con:

  • Tener vocación de servicio.
  • Saber ponerse en la piel del cliente a la hora de analizar el problema.
  • Dar prioridad desde un principio a la vía armoniosa y pacífica.
  • Mantenerse motivado incluso ante las posibles desmotivaciones que se le puedan presentar.
  • Ser objetivo ante los hechos.
  • Generar confianza en el cliente, especialmente si debe tratar cuestiones relacionadas a menores.

La familia

Creo que nos estamos centrando demasiado en el papel del abogado pero no tenemos en cuenta las limitaciones de la familia. Es decir, ¿qué consideramos como familia?

Pues bien, la familia es un conjunto de personas que están unidas por un parentesco. Se diferencian 4 tipos de parentesco:

  • Consanguinidad: se trata de personas que están unidas por su vínculo de sangre, como padre-hijo, abuelos-nietos o hermanos.
  • Afinidad: viene marcado por el matrimonio. No tienen lazos de sangre que los unan, pero sí pueden tener hijos o nietos en común.
  • Adopción: en este caso hablamos de parentesco civil. Cuando se escribe a un hijo que se recibe como propio, aunque no tenga un vínculo sanguíneo. Tras la adopción, el hijo adoptivo pasa a tener los mismos derechos y tener las mismas obligaciones que el hijo biológico.
  • Convivencia: en el caso de que dos personas vivan juntas durante un determinado periodo de tiempo se pueden recibir ciertos beneficios y tener ciertas obligaciones luego de determinar ese vínculo.

Por tanto, independientemente de la situación que se trate, tiene que quedar claro que los integrantes de una familia tienen derechos y obligaciones. Por tanto, el Derecho de familia reúne las normas e instituciones jurídicas que regulan su funcionamiento y la relación entre sus miembros.

 Abogado de familia: proceso de intervención

  • Acuerdos prenupciales: en el caso de que los cónyuges del matrimonio decidan marcar unos límites en cuanto a los bienes que poseen debido a un futuro incierto, se redacta un acuerdo previo a la boda. Por lo tanto el abogado se encarga de redactar un acuerdo donde se detallan los bienes de cada uno.
  • Acuerdos post nupciales: se realizan una vez celebrado el matrimonio.
  • Divorcio: una vez los integrantes del matrimonio deciden separarse, solicitan los servicios de un abogado para poder obtener ayuda legal. Siempre buscando hacerlo de la manera más armónica posible.
  • Adopción: se trata de un proceso realmente complejo por lo que la labor del abogado resulta fundamental. Una vez cumplido el objetivo, el abogado se encarga de asesorar a la familia acerca de los deberes y obligaciones.
  • Paternidad: imprescindible a la hora de que el hijo pueda gozar de los derechos que le corresponden: tener su sustento, custodia y un trato cotidiano y regular con sus progenitores.
  • Parejas de hecho: hay muchas parejas que viven como tal sin haberse casado. El abogado de familia se encarga de asesorar a la pareja en la solución de las cuestiones familiares.

Desde Ródenas Abogados somos conscientes que son muchos los procesos que hay que realizar a la hora de gestionar un problema familiar por lo que siempre recomendamos contar con los servicios de un abogado de familia.